Semifinales 2016: B QUARK + VICTORIOUS FLEET COMMANDERS + DUCKS. Las Armas, 28/4/16

La tercera jornada del Ámbar Z Music resultó siendo la más productiva si hablamos de finalistas, pero también puede que fuese la más concurrida de público. Así, Victorious Fleet Commanders y Ducks acompañados por El Momo se medirán en una última fecha, aún por determinar.

B Quark serán quienes no podrán estar en la final, pero no será por no dar guerra. Igual de cómodos tanto cuando sacan su faceta más funk como cuando se acercan más al rock, lo suyo es intentar no dejar quieto al público. Cuando aprietan el acelerador y apelan al ritmo son más eficaces, aunque sus medios tiempos no desmerecen. Su líder ya marca muy buenas maneras de showman y, aunque aún tienen que pulir su show, no sería raro si en breves los podemos ver en cualquier sala de Zaragoza montando una buena fiesta.

El sello Wild Lion se está labrando un sonido muy propio y reconocible (Los Bengala, The Faith Keepers) y su última grupo no desmerece para nada su marca: Victorious Fleet Commanders. Hace poco ya pudimos verlos alzarse precisamente victoriosos en las Fiestas Demoscópicas de Mondo Sonoro y ya demostraron su vibrante directo, pero nada que ver con lo que desplegaron en Las Armas, donde demostraron que es una banda completamente formada y sin fisuras. El rock, el garaje y el blues ya lo dominaban como pocas bandas de la ciudad pero, además, han dado forma  a un repertorio que ya ha calado entre los fans del género.

Ducks también sonaron duros y contundentes aunque menos crudos. Es una banda joven con ganas de triunfar, con un repertorio que se mueve entre los estribillos pegadizos, adornos hip hop, bajos pesados e incluso baladas. Saben lo que su público espero de ellos y se lo dan. No temen a recurrir a viejos trucos como cantar un tema al borde del escenario mientras se les ilumina con móviles (ay, los tiempos de los mecheros pasaron ya hace mucho), soltar por la sala balones hinchables o finalizar su actuación con los músicos entre el público. Y les funciona.

Texto y fotos, Jaime Oriz