Crónicas: Marc Ford. Rock & Blues, 31/5/17

El arranque de la gira española de Marc Ford no le ha resultado sencilla: su teclista y pieza fundamental de su banda de directo no iba a poder actuar por una lesión. Pero un guitarrista que lleva subido en los escenarios desde hace 30 años y ha acompañado nada menos que a The Black Crowes, The Jayhawks o Stepwater Band sabe afrontar este tipo de infortunios, a pesar de ajustarse cambios fundamentales en su planteamiento. Así el músico americano se vio obligado a sacrificar su vertiente más blusera, sostenida por Mike Malone, por un sonido más rockero y libre de ataduras.

Lo que comenzó como una noche un tanto dispersa, al final se convirtió en uno de los puntos positivos de la noche. Ford se dedicó a desplegar durante dos intensas horas toda su sabiduría de la música rock, acercándose por momentos tanto a Neil Young, como a Lou Reed o al sonido característico de las bandas en las que ha militado, pero ofreciendo el gran protagonismo a las seis cuerdas. También tuvo que dejar de lado paisajes con voz, pero sus Neptunes Blues Club, bajo y batería reclutados en Europa para la ocasión, recogieron el testigo con gusto, construyendo una inapelable sección rítmica, repleta de groove, que resultó clave para el éxito del recital.

Más delgado que de costumbre, pero mucho más centrado en su labor como músico, Ford ha logrado sobreponerse a sus tiempos con más excesos. Que es un guitarrista excepcional ya lo sabían las más de 200 personas que llenaron el Rock & Blues, pero ayer demostró que puede sorprender a sus fans, ofrecer dos horas de puro rock y erigirse como un artista al que aún le queda mucho que contar, sobre todo subido a un escenario. Texto y fotos, Jaime Oriz