CRÓNICAS: Guadalupe Plata. Sala López, 8/5/15

El ciclo Ambar Z Music continua imparable un año más patrocinando conciertos en las principales salas de música en directo de Zaragoza. Semana a semana, durante el periodo primaveral, este ciclo promueve numerosos conciertos de grupos y artistas de lo más variado del panorama nacional e internacional que pisan las tablas de cada una de las salas que participan en él. El pasado viernes fue el turno de Guadalupe Plata en la omnipresente Sala López, un grupo y una sala que están llamados a entenderse como si de dos gemelos se tratase. Digo esto porque la música de la banda andaluza le va como anillo al dedo al emplazamiento situado a los pies del río Ebro y, sobre todo, al público que suele acudir asiduamente a presenciar los conciertos que allí se celebran. Y, no en vano, el público que se congregó para ver al trío ubetense fue numeroso. Abrieron el show sin casi mediar palabra y directos al grano: con un tema poderoso, lleno de afiladas guitarras y con un minutaje que sobrepasó los 5 minutos. La música de Guadalupe Plata se caracteriza por su sonido fronterizo, sudoroso, garagero, con guitarras llenas de reverb y por la ausencia casi total de texto en sus canciones. Un blues rock que parece haberse puesto de moda en nuestro país y que cada vez cuenta con más adeptos que llenan cada una de las salas por donde pasan tanto Guadalupe como otras bandas de corte similar. Con temas de su recientísimo nuevo disco –llamado de nuevo igual que la propia banda- armaron la mayoría de su set list; sonaron trayazos como “Tormenta”, “Filo de navaja”, “Huelo a rata” o el single “Calle 24”. El público se movía y bailaba a ritmo de blues acelerado, fabricado por los acentos hipnóticos de batería, un bajo y un guitarrista cantante que saca a su instrumento el mayo partido que se le puede sacar con un slide –pequeño utensilio cilíndrico que produce un sonido característico al deslizarlo por las cuerdas-. Mención especial a la colaboración de la bailarina que sale a mitad de concierto, en una escena muy parecida –haciendo una comparación cinematográfica- a la famosa escena de Salma Hayek en “Abierto hasta el amanecer” de Quentin Tarantino. Un concierto de altura que confirma la buena salud de esta banda tan característica y de robusto sonido que se encuentra actualmente de gira por todo el país.

Texto, Alejandro Elías. Foto, Jal Lux

Guadalupe Plata, por Jal Lux

Guadalupe Plata, por Jal Lux