The Wave Pictures, viernes 15 de abril de 2011 en Arena Rock

The Wave Pictures abarrotaron el pasado viernes la sala zaragozana Arena Rock. Unos 150 espectadores acudieron a ver a uno de los grupos indies británicos que más se deja ver por nuestra ciudad. De la mano del colectivo La Lata de Bombillas, el trío londinense ha cuajado entre el público zaragozano consiguiendo crear una base sólida de seguidores que no faltan a la cita de sus conciertos. Como me dijo durante el concierto uno de estos “fans”, se trata de un grupo que no deja de girar nunca, que vienen a España siempre que pueden y que se han ganado a la gente a base de tocar y tocar.

Lo cierto es que la música de The Wave Pictures es perfecta para ser tocada en salas pequeñas como La Lata de Bombillas o el Arena Rock; espacios donde la comunión con el público resulte lo más fácil posible, ya que este es uno de los atractivos más potentes que ofrece la banda. Su desparpajo encima de las tablas y la complicidad que desde los primeros minutos del concierto ofrece el trío es, cuando menos, elogiable. El punto álgido de esta comunión fue cuando el batería Jonny Helm interpreta dos canciones a capella –sin micrófono- desde la punta del escenario, con el público a escasos centímetros de él.

Toda la sala se quedó algo sorprendida al inicio del concierto puesto que el volumen era extremadamente bajo. Tal era así que varios echamos la vista atrás para mirar si estaba el técnico en su puesto o no. Pero en efecto, era algo premeditado, pues, al igual que en sus discos, The Wave Pictures suenan en sus conciertos lo-fi, es decir, lo más bajito y cercano al oyente posible. La base rítmica suena mucho más elevada en volumen y potencia que la guitarra y tan solo la voz del cantante David Tattersall cobra protagonismo. En directo sustituyen las abundantes guitarras acústicas de sus grabaciones por guitarras eléctricas, lo que otorga un cierto atractivo a su sonido en vivo. Sus canciones son enérgicas y soporíferas a partes iguales, lo que provoca que se queden varados en medio de un terreno peligroso y que sólo el seguidor acérrimo y conocedor de su discografía pueda disfrutarlos al cien por cien. Además sus canciones apenas presentan diferencias entre sí, es decir, el espectador tiene la sensación de estar escuchando una y otra vez la misma canción.

Las dotes como guitarrista de Tattersall y las melodías de voz son lo realmente reseñable de The Wave Pictures. Un trío británico que tiene en el directo su mejor baza frente a un público fiel que crece a cada visita que hacen a nuestro país y a nuestra ciudad.

Texto: Alejandro Elías / Foto Archivo.