ELI ‘Paperboy’ Reed. Casa del Loco. Sábado 9 de abril 2011

De Boston a Zaragoza hay unos 5626 kilómetros. Fíjense ¡qué exactitud! Del nacimiento de Eli Reed al día de ayer unos 26 años y pico. Cosas de las estadísticas hacen que nos situemos  en La Casa del Loco en la noche del 9 de Abril del 2011, momento y sitio adecuado para una buena dosis de Soul, Swing, Rock and Roll, Blues  y demás etiquetas que le quieran poner a la música del diablo, la que hace que tus pies vayan hacia un lado y tu cabeza hacia otro. El alma le llaman. Y de alma anda sobrado el señor ‘Paperboy’ pues no es sólo técnica y cualidades lo que hace falta para enloquecer a una sala repleta (en esta ocasión sí que no cupo ni el dichoso alfiler), es esa pizca de magia que sólo tienen los elegidos.

Eli ‘Paperboy’ Reed esta vez prescindió de los metales y coristas. A priori parece que jugaba en desventaja pero créanme que el resultado fue muy satisfactorio. Y es que los True Love fueron el perfecto acompañamiento, especialmente a destacar JB Flatt en los teclados y coros y de Attis J. Clopton y su eterna sonrisa jamaicana en la batería. También Michael Isvara tuvo su protagonismo en el bajo. En las guitarras Reed se iba turnando con Ryan Spraker en los momentos álgidos, que los hubo y en gran cantidad.

El peso del concierto lo llevó Come and Get it, la última joya del de Boston, el público estaba ansioso por escuchar lo que muchos ya habían disfrutado en el pasado Luna Lunera: Help me, Young girl, Come on and get it o la versión aceleradísima de Explosion. Todos contentos con los alaridos del chico de los periódicos, también con los momentos de más calma y de predicación mesiánica. No obstante, y esto es un juicio muy personal, la noche alcanzó su gran cenit en el recordatorio del segundo disco “Roll with You”, canciones como Stake your claim, Satisfier, It’s Easier o (Doin’ the) Boom Boom, con la que pusieron punto final a la velada, fueron las que terminaron de quebrar a las cariátides de la sala.

Un sonido impecable, un concierto para el recuerdo y la cara de satisfacción de Eli ‘Paperboy’ Reed enfrentada a la seriedad del rostro de Elvis que preside el escenario de La casa del Loco. Y es que los tiempos cambian pero lo bueno reside y lo genial sigue poniendo los pelos de punta. Esto no ha hecho más que comenzar y es, sin lugar a dudas, el inicio de una bonita amistad.

Texto: Stabilito, D.
Fotos: ZOHO