CRÓNICAS: Maybe Boom. La lata de bombillas. 22/03/2013

Todavía no llega a un año desde que los debutantes Maybe Boom ganaron de manera sobresaliente el último concurso Ambar Z Music, pero es un auténtico placer ver cómo la banda, lejos de acomodarse con el premio, no ha parado de ofrecer conciertos, pulir su sonido (un concepto que tuvieron muy claro desde sus comienzos), redondear las canciones y convertirse en uno de las mejores propuestas de rock de esta ciudad. No hay discusión al respecto.

Y es que una de sus claves es que suena a GRUPO, en mayúsculas. Por muy gozoso que resulte deleitarse en la manera que tocan los cuatro músicos (su profesionalidad está fuera de toda duda), en ningún momento olvidan lo que significa una canción. Cuando Guillermo Esteban se lanza en una de sus cabalgadas eléctricas a la guitarra no lo hace con otra intención que otorgarle más fuerza, más pegada a los temas. Lo mismo se puede decir de la infalible sección rítmica: sólida y sin fisuras para mantener un buen esqueleto. La única pega a la que se podrá poner a este concierto es que ha significado la despedida de Willy García al bajo. Se le va a echar en falta.

Su concierto en La Lata de Bombillas resultó un tanto atípico: a la una del mediodía, como acompañamiento del vermú; un horario un tanto atípico para un concierto de rock, pero que resultó quizá el más completo que he visto al joven cuarteto. Entre pincho de tortilla y montadito, con un volumen casi ensordecedor, no ofrecieron tregua en una actuación corta pero certera y desgranaron las canciones de lo que esperemos sea su primer disco. Suenan rockeras con un toque garagero, con raíces en el blues y con un fuerte sentido del ritmo. Otra buena noticia fue la buena respuesta del público, numeroso y, además, joven, con ganas de pasar un buen rato escuchando música en directo. Sin embargo, los que más disfrutan son los miembros de Maybe Boom: la pasión que derrochan en el escenario es otro de las claves de su éxito.

Texto y fotos: Jaime Oriz

Maybe Boom en La Lata de Bombillas

Maybe Boom en La Lata de Bombillas