CRÓNICAS: AER, 12/04/2013. SALA LÓPEZ.

La sala López sigue apostando por una programación variada y ecléctica, atractiva y con gancho para atraer a un público heterogéneo. Desde el otro lado del Puente de Piedra, este enclave ya imprescindible de la cultura zaragozana se erige como piedra angular de su programación musical alternativa, esa que da cabida a una serie de artistas y grupos que no tendrían hueco en otros emplazamientos de la ciudad y que, sin embargo, aquí son muy bien recibidos. Entre estos artistas, por supuesto, también se reserva un hueco para el producto local. El pasado viernes fue AER el músico zaragozano que se subió a sus tablas para presentar –por segunda vez en la ciudad- su primer disco “Recuerdos del Futuro”.

El show ya partía con un hándicap desde antes de comenzar, y es que el guitarrista de la banda no pudo acudir a la cita por causas familiares, por tanto AER tuvo que convertirse en trío por esta vez. Su cantante y compositor, Eduardo Zubiaur, tenía pues que hacerse cargo de todo el peso melódico que sus canciones  reclaman en directo, sumando los arreglos de guitarra a esas melodías vocales imposibles. Aún con este grave contratiempo, la banda sacó el concierto adelante de la mejor de las maneras: haciendo olvidar al público que faltaba uno de sus componentes a través del sobre esfuerzo instrumental de la base rítmica y la simpatía de Zubiaur para con el público. Una simpatía que se tradujo en complicidad y terminó por poner a ambas partes –banda y público- a dar saltos y bailar arriba y abajo del escenario.

Y es que el componente rítmico de canciones como “Una vida está esperando”, “Tanto te dirán” o “Todo se puede arreglar” es tan rico que cuesta resistirse a él y mantener los pies quietos. Esa mezcla de pop, rumba, rock ibérico y canción de autor resulta irresistible para su público, cómplice en todo momento de unas canciones rebosantes de originalidad y extravagancia. Por encima de todas ellas, destaca “Coche”, un tema que AER tuvo que repetir en el concierto –pocas, muy pocas veces se puede presenciar esto- a petición popular. Una canción que no ha pasado desapercibida desde que hace aproximadamente un año se presentase con un singular videoclip de acompañamiento. Su letra, su ritmo y la voz de Eduardo se conjugan de manera perfecta y dan lugar, sin duda, al punto álgido de sus conciertos.

Estaremos atentos a los próximos movimientos de AER, sobre todo con la banda al completo, puesto que se echaron en falta determinados arreglos que seguro suman todavía más sonoridad y ritmo a sus brillantes composiciones. Pocos artistas saben sacarle tanto partido a su universo particular y hacer de esa parcela propia un signo de distinción.

 

Texto y foto: Alejandro Elías